Santiago Bulat: ¿oro o bitcoin?

Compartir en

9 de febrero de 2021

Desde que las criptomonedas irrumpieron en el mercado financiero cambiaron el paradigma de las finanzas abriéndole paso a la descentralización. Como si fuera poco, en apenas 12 años desde su creación, bitcoin se posiciona como un competidor virtual del oro, que hasta ahora era indiscutido, como principal reserva de valor.

En noviembre se conoció la noticia de que Ruffer, un millonario fondo de inversión inglés, invirtió el 2,5% de su cartera en bitcoin, una operación entonces estimada en 744 millones de dólares. El fondo de inversión redujo así parte de su capital en el metal precioso para pasarlo a BTC como método de resguardo ante potenciales devaluaciones de escala global (entre diciembre y enero capitalizó parte de la inversión y generó un alto retorno). La operación llamó la atención en el universo cripto en ese entonces e inevitablemente hizo resonar la pregunta: ¿oro o bitcoin? 

Conversamos sobre el dilema con el economista y magíster en finanzas, Santiago Bulat, quien dijo que las principales diferencias entre invertir en oro y bitcoin radican en su “tangibilidad, su nivel de conocimiento y aceptación a nivel global como reserva de valor y medio de cambio. El metal cuenta con un track récord más amplio que el BTC. Por el contrario, el almacenamiento del oro genera ciertas dificultades que el BTC no incorpora en su costo. Además, el oro presenta mucho menos volatilidad que bitcoin”, describe Bulat.

El magíster en finanzas afirma que es importante que quienes desean invertir tanto en BTC como en oro deben tener claro el riesgo que conllevan y sobre todo su volatilidad. “Creo que el oro al mostrar mayor estabilidad puede ser una oportunidad para inversores que sean más conservadores”, comienza explicando el economista. Luego agrega que “otra cuestión a tener en cuenta es el poder de liquidez de cada uno a la hora de poder desprenderse del activo y su propia necesidad de tener algo o no tangible. No desconfío en la seguridad del blockchain para nada, pero la inversión que uno realiza tiene muchos componentes subjetivos de preferencia”, opina Bulat. Además, añade sobre el tema que “siempre es bueno diversificar la cartera de inversiones”.

Sin embargo, el 2020 cambió los paradigmas tanto para el oro como para el BTC: la pandemia no fue un factor menor para los mencionados activos durante el año pasado. Tal como describe Bulat, “ambos aumentaron, aunque el oro en una medida mucho menor como resguardo de valor. BTC aumentó fuertemente por mayor conocimiento global y por los planes de inyección de liquidez de los bancos centrales del mundo (como La Junta de la Reserva Federal en EEUU y el Banco Central Europeo) que fueron más agresivos que nunca y que podrían derivar en una depreciación de dichas monedas”.

Entonces, para el economista, ¿BTC le podría quitar el puesto al oro como inversión a largo plazo? “Me cuesta saberlo, creo que van a vivir como complemento por largo tiempo porque habrá inversores para todos los gustos, sobre todo en este contexto de enorme liquidez que hay en la economía global. Son dos activos que tienen una característica esencial, que es su escasez, pero en donde el oro continúa teniendo funciones muy claras en elementos tangibles, donde los bancos centrales del mundo sanean sus balances y transaccionan el metal para cumplir objetivos. Me parece que no son estrictamente comparables como reemplazo, para eso falta mucho recorrido. Por ahora, es una inversión únicamente entre privados basada en la fiducia, es decir, en su credibilidad. Si eso se desmorona, pues su valor también”, explica el especialista en finanzas.

 

 

Por último, y respecto a la elasticidad de bitcoin, Bulat afirma que “lo que pudimos ver hasta el momento es que en los momentos de auge del precio de BTC, su demanda aumenta, sobre todo por la incertidumbre de no querer perderse la oportunidad. Sin embargo, si el único fundamento que le damos a la explicación de su suba es que hay límite en su oferta, el precio debería tender a infinito, y eso no sucede. La clave volverá a estar en su nivel de aceptación y la adopción de medidas de carácter global, como con qué injerencia los países desean involucrarse en los cripto activos, algo que en los Bancos Centrales ya da que hablar desde hace años”.

Cada vez son más las empresas, y también las personas, que optan por adquirir BTC como principal activo de resguardo. Este lunes, tal como fue publicado en  Bitgalea, Tesla, la compañía de Elon Musk, invirtió 1500 millones de dólares en bitcoin. La empresa del hombre más rico del mundo decidió colocar miles de millones de dólares en la criptomoneda como reserva de valor para hacerle frente al exceso de efectivo con el que actualmente cuentan. La noticia provocó una gran expectativa entre los cripto-adeptos, e impactó directamente en el precio del BTC que alcanzó los USD $48.000 marcando así otro récord histórico. ¿Quién será el próximo gran jugador en sumarse a la tendencia?

 

Por Ana Clara De Riso 

Compartir en