Nadia Álvarez: "Me motiva mostrarle a la gente más opciones"

Compartir en

En la cuarta entrevista de #BloqueDeMujeres, te traemos la historia de Nadia Álvarez en primera persona. Luego de haberse desarrollado en grandes corporaciones como IBM, y en startups como Wolox, dio un giro para introducirse en el mundo descentralizado. Hoy es Business Developer de MakerDAO y, si bien su posición es similar a la que estaba en anteriores empresas —allí donde el negocio y la tecnología se intersecan—, las DeFi le abrieron nuevas puertas y un nuevo propósito:

Nadia es ingeniera en sistemas y su objetivo es pensar cómo las empresas que ofrecen servicios financieros pueden integrar las herramientas del Protocolo Maker, la plataforma de código abierto a través de la cual se puede generar la stablecoin DAI, una criptomoneda atada al dólar, que está alimentando una serie de proyectos.

 

¿Cómo conociste el mundo cripto y cómo te iniciaste en él?

Cuando trabajaba en IBM, ya se escuchaba del mundo blockchain del área de research de los bancos. Como mi trabajo era pensar proyectos de tecnología, cuando hablaba con áreas de innovación, me decían que habían escuchado acerca de esta tecnología, pero todavía no sabían cómo encajarla, y ahí empecé mi propia investigación, aunque no había mucho para hacer en ese momento.

Luego, tuve la suerte de tener un grupo de amigos que estaba metido en temas de cripto. En Buenos Aires, hay una comunidad de desarrolladores muy grande, y con ellos era más fácil hablar de estos temas. 

 

¿Algún momento específico que recuerdes? 

El IT Buenos Aires, el hackathon sponsoreado por Ethereum. Uno de los proyectos presentados era Maker. Cuando escuché sobre él, fue amor a primera vista. En esa época, ya conociendo el detrás del sistema financiero argentino y viendo la lentitud con el que el ofrece soluciones (sin mencionar el peso argentino), me fascinó lo que propone Maker: una moneda estable, descentralizada que no depende de ningún país, ni de un gobierno de turno. El hecho de ser una DAO (organización descentralizada) que se gobierna por una comunidad, y no por una entidad cerrada, me hizo pensar: “Esto es lo que necesitamos y yo quiero ser parte”.

 

¿Qué te motiva todos los días?

Mostrarle a la gente que tiene más opciones. Lo mejor que le puede pasar a una persona es tener distintas alternativas y poder elegir, y eso es lo que da Maker y las finanzas descentralizadas a todo el mundo. En Latinoamérica, no tenemos las mismas opciones de ahorro e inversión a largo plazo que pueden tener en Estados Unidos o un país europeo, que tienen economías más estables. Con la llegada de una economía global, descentralizada, sin terceros, todos podríamos llegar a esas mismas opciones. Me motiva que las personas tengan más acceso a ahorrar, invertir, pensar a largo plazo y tener una vida más tranquila.

 

¿Algún aprendizaje que hayas tenido en este camino y quieras compartir?

Cripto en general y todo lo que sucede en las blockchains públicas te cambian muchos paradigmas que tenías en un principio. Lo que más me sorprendió es la velocidad con la que se arman los proyectos. Yo venía de trabajar con los bancos en proyectos que tardan en armarse dos o tres años. Tenían procesos muy lentos, pero aún así el mundo avanza rápido. Pasa seguido que, de pronto, las personas tienen una necesidad distinta y el proyecto recién va a la mitad y tiene que terminarse igual.

En cripto, los tiempos largos no existen. No sabemos qué va a pasar en un año. Hay que producir, probar y mejorar. Esto es una virtud que tiene todo el ecosistema y ayuda a que avance de una manera mucho más rápida que las finanzas tradicionales.

En DeFi, todas las soluciones son open-source con el objetivo de que cualquiera pueda utilizarlas, y para que todos los proyectos evolucionen, contrario a la posición cerrada, centralizada y lenta de las finanzas tradicionales.

 

¿Cómo es trabajar en una DAO? 

Es un aprendizaje continuo y me encanta el tema de la gobernanza: que todas las propuestas y decisiones sean tomadas por quienes usan el producto y no por los dueños de la empresa. La descentralización es un camino. En la fundación Maker somos empleados y vendría a ser la parte “centralizada” de todo lo que es MakerDAO. El objetivo es que la fundación que termine para darle a MakerDAO la descentralización que busca. 

Trabajar con personas de la comunidad es muy interesante porque es un intercambio de ideas que se basa en la transparencia. La única manera en la que tú y yo podamos tomar la mejor decisión es que todos podamos ver qué está pasando. En las empresas eso no sucede, y acá es todo lo contrario: si ocultas algo generas un problema en la toma de decisiones en la comunidad. Trabajar con transparencia genera soluciones rápidas. Hay personas de todo el mundo de distintos contextos, pensando en como solucionar algún tipo de problema o cómo mejorar el protocolo o hacerlo crecer. Se escuchan ideas diversas y cualquiera puede aportar, opinar proponer y creo que de esa manera todos aprendemos. 

 

¿Enfrentaste desafíos estando en una industria que tradicionalmente predominan hombres? 

Como estudié ingeniería en sistemas, mi camino empezó en un lugar donde la minoría eran mujeres, entonces tal vez lo naturalicé. De todas formas, es importante generar más inclusión porque hay mujeres que se sienten incómodas en un ambientes muy masculino. Necesitamos que las mujeres que estamos trabajando en cripto o que sabemos un poco más sobre esto podamos ayudar a otras. 

Si bien el ambiente cripto es en su mayoría masculino, es mucho más abierto porque no importa quién eres. Hay un grado de anonimato que puedes llegar a tener que no importa el género, sino tus ganas de aprender y las preguntas que tengas.

 

¿Qué le recomendarías a una mujer que quiere meterse en el ecosistema cripto? 

Hay mucha información online (y tal vez es demasiada), así que lo mejor es buscar una comunidad de mujeres que la ayuden en esos primeros pasos, ya sea con material o respondiendo a preguntas. Hay grupos como Mujeres en Tecnología y Mujeres en Blockchain, donde hay muchas mujeres de Argentina.

¿Tenés algún objetivo?

Mi objetivo es que la adopción de las finanzas descentralizadas sea una realidad y que la inclusión financiera pueda expandirse a todo Latinoamérica.

Compartir en