Juegos blockchain: revolucion en la industria gaming

Compartir en

Los juegos blockchain están cambiando la industria del gaming

 

Por Rama de Bitgalea

 

17 de agosto de 2021

 

Con el Axie Infinity se popularizó una nueva modalidad de entretenimiento. Los conocidos “Play to earn” o juega para ganar, videojuegos desarrollados en blockchain y pensados para que sus jugadores reciban recompensas en criptomonedas, mientras lo están jugando. 

A diferencia de los juegos tradicionales, como el FIFA de EA Sports, o el Fortenite de Epic Games, en el que los usuarios tienen la posibilidad de ganar o comprar fichas y puntos, que únicamente pueden utilizar en la propia interfaz del juego, este nuevo diseño del “Play to earn” hace a los usuarios verdaderos dueños de sus “puntos”, reemplazados por tokens o criptomonedas que pueden luego intercambiar dentro del mercado del mundo real, sin impedimentos. Cualquier similitud con Bitcoin, no es pura coincidencia. 

Las nuevas generaciones son los grandes benefactores de este nuevo paradigma. 

 

Juegos blockchain: Play to Earn

 

Para entender cómo nació la industria de los videojuegos a principios de los 50, recomendamos ver una miniserie en Netflix que lo explica muy bien: “Highscore”. Para entender cómo funciona blockchain, y qué tiene que ver Bitcoin con todo esto, te recomendamos nuestra guía: ¿Qué es Bitcoin y cómo funciona?

Esta serie relata las distintas etapas que atravesó este apéndice del entretenimiento, de 1950 a 1970 con progresivos cambios, que resultaron exponenciales a fines de los 90 con el boom de Nintendo y los prototipos de realidad aumentada, que hoy ya parecen quedar antiguos. 

La industria de los videojuegos tiene aproximadamente 3 billones de usuarios, y un valor de más de 160 billones de dólares. Durante la última década se pudo observar un gran cambio en el modelo de negocios de las empresas desarrolladoras de videojuegos. Históricamente, la mayoría de sus ingresos correspondían a la venta de juegos, ya sea para consolas o computadoras. Con la aparición de los paquetes descargables (DLC) y la venta de estas extensiones, en sagas como la del Call of Duty de Activision, las empresas de videojuegos tradicionales se revalorizaron. 

Estos modelos evolucionaron de esta manera, hacia el sistema “pay to play'', en el que el costo de acceso al juego es marginal o gratuito, pero para poder avanzar o posicionarte mejor dentro de este, vas a necesitar “pagar para jugar”. De esta manera, el juego logra una mayor adopción y un flujo comercial que hasta entonces era impensado: el de pagar para seguir jugando, o pagar por jugar mejor.

En la mayoría de estos juegos, a medida que un jugador sube de nivel o progresa, este empieza a ganar prestigio, grandes riquezas, artefactos fuera de serie, y otros coleccionables. Estos recursos por los que uno pagó, o invirtió horas de entretenimiento, únicamente tiene valor dentro del juego. 

Gracias a la tecnología blockchain y su capacidad de transferir valor de forma económica y global, apareció una nueva plataforma de entretenimiento, cuyos primeros “cartuchos” son los videojuegos “play to earn”. El desarrollo de un ecosistema cripto que sirve de escenario para que funcione un mercado secundario real, en el que los bienes que se transaccionan dentro del juego, también se pueden valorizar fuera de este. 

Es así como, todo lo que compramos o lo que ganamos dentro de este tipo de juegos se puede vender fuera fácilmente. Esto indica que cualquier usuario o jugador podría monetizar todas las horas, o el dinero que haya invertido en el juego, intercambiandolo por criptomonedas y luego, si quisiera, por monedas fiduciarias. Por lo general, estos desarrollos están soportados en blockchains secundarias en las que las transacciones son gratuitas. 

 

Un nuevo paradigma: el dinero del futuro

 

Este tipo de juegos puede ser revolucionario para países en desarrollo donde un ingreso dolarizado, aunque no sea grande, puede contribuir a la vida de la gente. Sin perjuicio de esto, me gustaría concentrarme en el cambio de paradigma financiero que estos juegos pueden traer para los jóvenes. Es probable que muchos adolescentes de 13 o 14 años tengan su primer contacto real con el mundo financiero a través de los videojuegos “play to earn”. Esto además puede acercar de manera exponencial la adopción masiva de las criptomonedas. 

La primer forma de dinero que están comenzando a usar muchos jóvenes surge a través del entretenimiento, con un capital abierto, libre y que les pertenece, pudiéndose enviar a cualquier parte del mundo en cualquier momento en minutos, o convertirse en cualquier otra moneda instantáneamente. Además, lo pueden usar para comprar cosas, guardándolo de forma segura y gratuita dentro de una cadena de bloques, a la que podrían acceder en cualquier horario y sin pedir autorizaciones. 

Imagínense el día en que estos jóvenes tengan que abrir una cuenta en el Banco Galicia o Santander, y les soliciten documentación personal y privada, declaraciones de origen de fondos, e interminables documentos de letra muy pequeña, y les expliquen que desde ahora: deben pagar mantenimiento de cuentas, pierden la capacidad de disponer, transferir o retirar su propio dinero, deben pedir autorizaciones, aguardar hasta el próximo día hábil para operar, y retirar montos máximos de su dinero. 

El incentivo, a través de los videojuegos, de acceder al mundo cripto a una temprana edad indudablemente forzará además de un cambio de paradigma financiero, una revolución en el aprendizaje. El aprender sobre wallets, direcciones, Blockchain y otras disciplinas financieras descentralizadas, será básico y universal. La próxima generación va a crecer con estos conceptos totalmente naturalizados. ¿A ustedes les parece que los adultos de mañana van a firmar con el Galicia?

 

Ahora que leíste lo importante, vamos con el “catch”.

 

Dos juegos de blockchain que los bancos no quieren que conozcas:

 

Axie Infinity, un juego trazado en blockchain:

 

Si llegaste a esta publicación, es probable que hayas escuchado hablar del Axie Infinity, ¿pero de qué se trata?

El objetivo principal del juego es adquirir y entrenar criaturas llamadas “Axie”, para luego usarlas en batallas o desafíos, al mejor estilo Pokemon. A través de actividades diarias y de estas batallas, los axie van ganando experiencia y pueden evolucionar. Lo particular, es que cada uno de estos “bichos” es único e inigualable: sí, un Token No Fungible o “NFT” por su abreviación en inglés. Estos tokens no fungibles, se almacenan como sus primas las criptomonedas, en una billetera o wallet cripto y tiene cada uno, un valor de mercado.

El juego corría originalmente sobre la red de Ethereum, sin embargo a medida que se popularizó, queriendo evitar sufrir las consecuencias de una red congestionada y pagar altos fees, se trasladaron a una sidechain llamada “Ronin”, red en la que las transacciones son gratuitas. 

¿Qué es una sidechain? Es una cadena lateral que se crea a partir de una cadena principal generalmente para aumentar su escalabilidad o funcionalidad. La sidechain puede tener reglas totalmente distintas a la de la cadena principal, sin embargo, ambas están conectadas y pueden comunicarse. 

Para comenzar a jugar hay que comprar inicialmente 3 axies, cuyo precio varía en consecuencia de las características de cada uno: mientras mejor sea el axie que estás comprando, mayor será su valor de mercado. Hoy en día los más económicos rondan los 300 USD cada uno, o su equivalente en cualquier cripto. Mientras más popular sea el juego y más usuarios se registren, más difícil será el acceder a este: el valor de los axies subirá si es que se cumplen estos supuestos. 

Axie infinity tiene además de los NFTs, 2 tokens fungibles:

 

AXS: es un token de participación y gobernanza, lo que quiere decir que al tenerlo, los usuarios tendrán derecho a participar en la toma de decisiones que incidan en el desarrollo del juego.

 

SLP: es el token utilitario del juego, lo podés adquirir al ganar batallas o completar actividades y te sirve para reproducir y criar nuevos axies, entre otros.

 

Cryptoblades, otro juego de blockchain que todavía está en una fase inicial:

 

Es un juego de rol ambientado en el medioevo, soportado en un sitio web. Se trata de un juego de batallas en las participan diferentes personajes y armaduras, con características específicas. Estos elementos se clasifican en 4 categorías: fuego, agua, tierra y rayo. 

Todos los personajes y armaduras son tokens no fungibles, al igual que los axies. Esto significa que están en poder de sus dueños, almacenados en una wallet o billetera cripto, permitiendo a los usuarios venderlos y comprarlos dentro del mercado, por criptomonedas. 

Cryptobades funciona sobre la red de Binance Smart Chain (BSC), esta es la tercera red cripto más utilizada en el mundo. Para comprar y vender elementos y participar en batallas, debemos pagar una comisión en BNB, la criptomoneda de Binance. El gas (o la comisión) de esta red suele ser de pocos centavos por transacción.

Para poder jugar, tenemos que adquirir un pack de iniciación que incluye 4 personajes y espadas. Hay 3 opciones diferentes con precios que empiezan cerca de los 100 USD. Lógicamente mientras más invirtamos para empezar más grandes serán los retornos.

El token fungible de Cryptoblades es el “SKILL”. Sirve como token de utilidad, al igual que el SLP del Axie Infinity, este se gana a través de las batallas y sirve para comprar elementos nuevos y mejorar las habilidades de nuestros personajes. 

Compartir en