De la Plaza: "El 50% de mis clientes me pagan en criptos"

Compartir en

Por Ana de Bitgalea

Entrevista a Nicolas de la Plaza

Emprendedurismo y criptomonedas

 

Nicolás de la Plaza es CEO de la compañía ZBL Legal, una empresa que fundó hace un año y medio que se dedica a establecer estructuras patrimoniales y corporativas en todo el mundo, sobre todo desde el área legal. Y si bien la empresa es americana, y cuenta con oficinas comerciales en Miami y Buenos Aires, de la Plaza vive actualmente en Madrid, España. 

Además de haberse recibido de abogado en la Universidad de Buenos Aires y de haber hecho un máster en derecho en la Universidad de Oklahoma, Estados Unidos, otro de sus grandes logros es ser un destacado twittero: en @ziberial lo siguen más de 52 mil personas con las que interactúa a diario sobre cuestiones políticas, económicas y deportivas, entre otras. A pesar de haber nacido y vivido en Estados Unidos, luego en Italia, Argentina y España, si a Nicolás le preguntás de qué nacionalidad se define, él contesta: “yo soy argentino”. 

Bitgalea: ¿De qué forma ayuda ZBL a las personas y las compañías con respecto a su patrimonio?

Nicolás de la Plaza: Básicamente, trabajamos con startups y con empresas ya bien constituidas. El trabajo se diferencia en estructurar o reestructurar. Si es una startup, la estructuramos de cero. Tratamos de armar un mapa global en donde funcione mejor a nivel societario, corporativo, logístico, operativo. Buscamos que la estructura corporativa no sea pesada o densa, sino flexible y barata. Por un lado, trabajamos así con las startups. Por otro lado, para las empresas que ya tienen algunos años, revisamos y analizamos la estructura actual: cómo está funcionando, qué ventajas y desventajas hay, cuáles son las preocupaciones de la gente. Según las preocupaciones, armamos un mapa con remedios para encontrar la solución que estamos buscando. Eso es a nivel corporativo y es igual a nivel patrimonial. Nosotros manejamos familias de grandes fortunas o individuos de grandes fortunas. Alguien puede venir con varias preocupaciones, desde cuestiones hereditarias hasta fiscales, de seguridad personal, de confidencialidad, de privacidad. Cada preocupación tiene cuatro o cinco soluciones que se van adaptando al cliente. Estamos divididos en esas dos patas. Manejamos, más que nada, el mercado argentino y ahora un poco el español. También, algo de Latinoamérica, Colombia, México y varias cosas en Estados Unidos. Dentro de ese contexto y según los problemas de cada país, porque cada país es un mundo diferente, encontramos soluciones para una cosa o la otra.

Bitgalea: ¿Hace cuánto y cómo surgió ZBL?

Nicolás: ZBL es muy nueva. Es una startup que arrancó en enero del 2020. La hice después de 10 años de trabajar en Estados Unidos. Trabajé en finanzas, securities, energía. Los últimos años, me empecé a especializar en esta área. Trabajé con Martín Litwak, que es el número uno en esto. Estuve muchos años con él. La idea de ZBL tenía muchos años ya. Yo hace mucho que quería armar algo por mi cuenta, con mi filosofía y mi propia energía. Justo a finales del 2019, decidí hacer el cambio. Se largó justo con la pandemia, con sus ventajas y desventajas, pero acá estamos, totalmente consolidados, con un excelente volumen de trabajos diarios, semanales y mensuales. Después de un año y medio, el diagnóstico es muy bueno y estamos muy bien.

Bitgalea: ¿Tenés algún equipo atrás? ¿Cómo te dividís con los distintos proyectos y clientes?

Nicolás: Estoy basado en la innovación que usan hoy en día todas las empresas. En lugar de tener 15, 20 o 100 empleados, hay que tener 3000 satélites. Para cada cosa, estamos cubiertos. Tenemos un proveedor en cada país del mundo, ya sea por convenios con multinacionales, que están en varias decenas de países, o por proveedores que conocemos personalmente. Por cada cosa que necesitamos, en cualquier país, tenemos uno, dos o tres contactos para conseguirlo. Básicamente, nuestro marketing más fuerte, a diferencia de otros proveedores o de la competencia, es que cuando el cliente hace estructuraciones patrimoniales o corporativas, tiene que tener muchísimo conocimiento porque está siempre con la amenaza de pésimos asesoramientos, entonces nosotros le ofrecemos todo lo que necesita. Nuestro servicio es integral, para que el cliente no tenga que meterse en Google para buscar un contador en Portugal o en Singapur, por ejemplo. Nosotros ya lo tenemos. Ese es el marketing más fuerte que tenemos. No le decimos: "en esto no te puedo ayudar, fijate por tu cuenta". Siempre hay uno o dos contactos locales, para que la estructura que le proponemos nosotros sea completa y el cliente no tenga que ocuparse de cosas que no conoce o estar sujeto a abusos mercantiles de todo tipo.

Bitgalea: En relación a esto que contás, ¿qué países son mejores o peores para tener tu patrimonio?

Nicolás: Estados Unidos es de los países relevantes que pica en punta sobre todos los demás. Hacer una estructura en Estados Unidos desde afuera tiene unas ventajas impositivas tremendas. Para tener protección y privacidad, es ideal hacer tu empresa y facturarle a todo el mundo con base en Estados Unidos. Después, tenés otras cosas que son más específicas. Por ejemplo, si querés hacer un trust para una familia, que sería un fideicomiso de todo su patrimonio, además de Estados Unidos, está Nueva Zelanda. O para una empresa de software que vende royalties propios, tenés Holanda e Irlanda. Cada jurisdicción tiene sus ventajas para ciertas cosas, pero si tengo que decir algo integral, que englobe todas las ventajas juntas, hoy en día es Estados Unidos.

Bitgalea: ¿Y los peores países?

Nicolás: Los peores son los infiernos tributarios. Argentina creo que está dentro de los peores lamentablemente. En Argentina, alguien que trabaja para el extranjero, entre ganancias, el cambio forzado, la liquidación, la pesificación forzada y demás, se queda sin un 80 % de lo ganado porque se lo está llevando el Estado. Es casi una expropiación. Hoy Argentina tiene un 111 % de presión fiscal. Es el número uno del mundo. Está a muchos escalones por arriba del segundo. Es increíble lo que pasa en Argentina. Después, tenés países comunistas: Cuba, Venezuela, Irán. Irán no es comunista, pero es un país medio antisistema. Lamentablemente, estamos en el último ranking.

Bitgalea: En esta evaluación que hacés sobre cuáles son los peores países, ¿qué es lo que observás? ¿Cuál es tu principal preocupación? ¿Qué es lo primero que mirás para poder evaluar la presión fiscal?

Nicolás: La libertad para poder tener tu negocio propio sin que te esquilmen. El problema con estos países que nombro es que tienen una ideología que está en contra de la actividad privada. Entienden que el bienestar del país funciona solo con actividad estatal. Todo lo que no es estatal es pésimo, injusto e inmoral. Cuando todo el país engloba una filosofía así, eso va repercutiendo y va armando un sendero de regulaciones. Cada regulación corta o impide todo tipo de actividad comercial. Hoy en día, por ejemplo, si ZBL, una compañía americana, quiere invertir en la Argentina y quiere ser socia de un supermercado, tiene prohibido traer los dividendos como socio. Está prohibido. Entonces, Argentina está cerrada a que un extranjero invierta. Son ese tipo de cosas, que tienen buena o mala intención. Yo creo que es una mezcla de las dos. Es un poco de ingenuidad o ignorancia sobre el mercado mundial. Por otro lado, hay un plan para que Argentina sea un gran comedero, en el que el Estado le de comida a todos y todos dependen del Estado. No hay otra explicación posible.

Bitgalea: ¿Cuál sería la primera modificación fiscal que harías? ¿Qué es lo primero que eliminarías en Argentina?

Nicolás: Soy muy extremo. Yo creo que lo que funcionaría en Argentina sería bajar el déficit fiscal, bajar el gasto público, que no tiene condescendencia con el tipo de país que es. También, tener una banca offshore, chau Banco Central, y que vayan los bancos que quieran, a abrir las cuentas que quieran. Obviamente, hay que ponerle impuesto casi cero a la producción, y que el Estado se mantenga con impuestos al consumo, que va a haber muchísimo. Si uno desregula, se va a llenar de dinero y empresas. Esas empresas y ese dinero se van a transformar en impuestos al consumo. Creo que automáticamente eso sirve. Después, se pueden mejorar ciertas cosas, quizás hacer algún tributo más o algo más específico, pero la única solución es hacer un reseteo total, hacer un reset, y que se transforme en una jurisdicción con banca libre, sin impuestos, o impuestos casi nulos. Hay que aprovechar el dinero de las exportaciones del campo y el conocimiento de software, que Argentina lidera mundialmente. Es inexplicable, pero es así. Hay recursos para que se llene el país de dinero, pero tiene que ser reseteado. Si vas de a poquito, paso a paso o gradualmente, como en la época de Macri, es evidente que no sirve. Tenés que hacer todo de una, porque si vas de a poco te destruís, perdés elecciones y te vas. Hay que hacerlo de una.

Bitgalea: Sobre las criptomonedas, ¿las utilizás? ¿de qué forma? ¿Cobrás honorarios en alguna cripto? ¿Cómo están presentes en tu vida?

Nicolás: En ZBL cobramos en fiat, que es la moneda estándar. Cobramos todos los servicios 100 % en criptos, si lo desea el cliente. Manejamos Bitcoin, Ethereum y DAI. La mitad de nuestra facturación es en cripto. Está muy fuerte. Para hacer transacciones internacionales, la cripto es lo más fácil que hay. Para dar una idea: mandar un código para pagar o cobrar lleva un minuto. En pocos minutos, ya se cobra la cripto. Eso se manda a una factura y chau. Contra el lío de la transferencia bancaria, que tiene restricciones, sobre todo en Argentina. Necesitás que el Banco Central te apruebe el pago. Para recibir y mandar dinero tiene que haber aprobación del Banco Central. El Banco Central se puede tomar dos semanas por un pago. Eso te deja fuera del mercado totalmente. Para nosotros el mercado argentino es muy fuerte, y el tema cripto solucionó mucho la forma de pago y la forma de estructuración. Personalmente, uso cripto desde el 2014, cuando compré mis primeros Bitcoins. Fui variando, con algún altcoin cada tanto. Tuve y vendí. Hice muy malos negocios, como todo el mundo. Ahora, estoy mucho en stablecoin, con algo de Bitcoin y Ethereum. Estoy comprando muchos tokens de ciertos proyectos, proyectos de amigos. Estoy financiando algunas DAO. Estamos por empezar a hacer DAO. Me parece que es lo que viene. Un poco de Ethereum, también. Para todo lo que es blockchain y smart contract, necesitás sí o sí Ethereum. Es un tema que me fascina. Estoy todo el día con ese tema. La firma asesora muchísimo, no es como una escuelita, que explica qué es un Bitcoin, pero muchas veces hacemos algún asesoramiento. Decimos: ”Mirá, una vez que estás estructurado afuera, andá a tal exchange, hacé tal cosa, fijate tal otra". Hay banquitos online que son ideales para usarlos como vínculo fiat al exchange. Para la wallet, me manejo con Uniswap y también con MetaMask. Es lo que más uso hoy en día para adquirir y para meterme en proyectos, más que nada en blockchain

Bitgalea: O sea que la gran mayoría de tus clientes te pagan con criptos.

Nicolás: Te diría que la mitad sí. Y cada vez más.

Bitgalea: Respecto a las DAO, ¿qué ventajas observás en las DAO? ¿Qué es exactamente lo que te permiten hacer? 

Nicolás: Voy a hablar técnicamente. Una DAO es como meter un smart contract en el blockchain. Ojo, yo soy abogado, no soy codeador ni ingeniero en sistemas, pero es como tirar una sociedad al blockchain. Esa sociedad, que de por sí es un smart contract, hace smart contract con otras cosas. Nosotros estamos con un par de proyectos muy interesantes. En lugar de hacer la típica LLC americana, con la cuenta bancaria corporativa, se hace una DAO para tener una ventaja para el lado interno. Por ejemplo, se hace una software factory que se arma con una DAO y se tokeniza a los devs que contribuyen a los desarrollos. Cada uno, según su participación, tiene un token más alto o más bajo. Eso, para el lado interno. Además de todo lo que tiene que estar en blockchain, que está descentralizado en todo sentido y te da una criptoseguridad total en lo que vos hacés. Estoy pensando, porque tengo muchas consultas, en cómo armar el tema contractual. Por ejemplo, una empresa china, japonesa o alemana, te quiere contratar a vos, a tu DAO. ¿Cómo se hace el contrato sin una DAO? ¿Se hace un contrato tradicional, como siempre, o se educa a la otra persona para que pueda tokenizar? Los abogados que estamos en este tema lo hablamos en el día a día. Hablo una hora y media por día de este tema con ingenieros, abogados y codeadores para ver cómo armar ese lado, si hacerlo tradicional al principio y después armarlo en blockchain para que quede internamente, o si ir a algo más sofisticado, que sería enseñarle al contratista, lo cual es complicado, pero vamos hacia allá. Esto es lo que viene. Así como en el 2010 empezó blockchain, las DAO van a ser todo de acá a uno, cinco o seis años.

Bitgalea: ¿Cuáles son tus anhelos para ZBL? ¿Cómo te gustaría que siga creciendo tu empresa?

Nicolás: Mi idea o mi filosofía empresarial es que lo que yo haga me permita tener tiempo para ser feliz. No soy una persona que trabaje 14 horas por día o que busque plata todo el tiempo, como un loco. Creé algo que funciona, más o menos. Funciona bien, no me saca todo el día. Puedo juntarme con amigos, ir a comer, ir al gimnasio. Puedo hacer una vida tranquila. La idea de ZBL, de tener los satélites y de no tener gente a cargo, es que todo se automatice un poco. Al tener todo automatizado, con uno o dos colaboradores podemos armar algo, cuando una empresa tradicional necesita 30 o 40 empleados, o 10 o 12 abogados. La idea es esa, que te vaya bien, que puedas vivir bien, pero que puedas disfrutar de la vida. Esa es mi filosofía pura. Cuando esto me saque todo el día, y ya no pueda vivir porque tengo que trabajar, se pensará otro mecanismo o se mejorará el que está hecho, se verá qué es lo que falla, por qué estoy ocho horas cuando puedo estar cuatro, qué hice estas cuatro horas de más, qué otra persona puede hacer lo que yo hice, a quién le puedo pagar para que lo haga. Así se va armando desde el principio. El anhelo es continuar y meterme en cosas. Por ejemplo, ahora estoy metido en el fútbol y también en el tema DAO. Cuando te armás una compañía por tu cuenta y estás contento, con energía para trabajar, todo el tiempo aparecen cosas nuevas en las que podés meterte a ver si funcionan o no. Eso es lo que más me gusta. Por lo que hablás o te comentan, van surgiendo cosas nuevas. Por ahí, están buenas y decís: "¿Qué es esto? ¿Qué puedo hacer?". Y uno se mete. El descubrir es la nafta de la vida. Descubrir y aprender es la energía potencial que te hace vivir feliz. Ese sería mi anhelo, que esto continúe.

 

Compartir en