Maslatón: "Las cripto como forma legítima de evasión"

Compartir en

20 de enero de 2021

El control cambiario impuesto por las autoridades argentinas puso en jaque las estrategias económicas de las compañías y de los pequeños y medianos productores del país a la hora de girar divisas al exterior e importar insumos, entre otros. También se encuentran las múltiples exigencias tributarias y los estrictos controles en las transacciones con los que el ciudadano, mejor conocido como contribuyente, tiene que convivir. 

En un contexto de búsqueda de soluciones pragmáticas en la supervivencia diaria aparece una nueva alternativa que tiene más de 10 años: las monedas digitales. Las criptomonedas parecen ser un gran aliado de resguardo ante estas cargas, incluso por sobre las divisas extranjeras y sus enroques, y otras estrategias caseras de subsistencia. Cada vez son más las personas y empresas locales que se interesan por adquirir bitcoins u otras criptomonedas para diversos usos: ahorrar escapándole a la devaluación, dolarizarse, pagar servicios o cobrar remuneraciones.

Si bien el mundo de las cripto se expande continuamente (según Statista hasta diciembre del año pasado había 63 millones de billeteras de la empresa Blockchain operando a nivel mundial), las preguntas del millón siguen siendo las mismas: ¿son legales? ¿Para qué sirven? ¿Qué pasa con el registro de las transacciones? En esta oportunidad charlamos con Carlos Maslatón, abogado, experto en criptomonedas, analista técnico de mercados financieros y twittero (@CarlosMaslaton), para que nos brinde su opinión al respecto.

Maslatón afirma que el uso de las criptomonedas es "una forma legítima de evasión tanto tributaria como de escape de los controles que han impuesto los bancos". El abogado critica con firmeza los actuales mecanismos de control: "Te llaman de los bancos por cualquier operación, y eso es tan molesto para el pequeño o mediano hombre de la economía que debe justificarse permanentemente, porque los únicos que no tienen problema con eso son unas pocas grandes empresas, que entonces las cripto aparecen como una economía paralela".

Según Maslatón es el propio régimen de nuestro país el que motiva a los contribuyentes a la adopción de criptomonedas, un activo que permite articular maniobras financieras con mayor soltura. Es por esto que el letrado considera a las monedas digitales como un mecanismo de defensa frente a la inestabilidad y la inseguridad económica argentina. "Es tan grande la presión de la bancarización, el riesgo de que te quiten tu dinero de las cuentas corrientes, las deducciones de Afip, las retenciones, los impuestos y todo el desastre que han hecho con los ingresos brutos, que las criptomonedas se usan para la economía informal, para la economía barrani, no se utilizan para operaciones en blanco", agrega el especialista.

Desde su visión profesional aclara sobre el uso de las criptomonedas y los intentos de regularizarlas que "no hay un planteo jurídico absoluto que te permita decir si lo podés hacer o no, y conociendo la dinámica del derecho, siempre le van a encontrar la vuelta para que te digan que no. Si esto sucede en los principales países del mundo, cómo no va pasar en la República Argentina donde la inseguridad jurídica es total y prácticamente no hay norma porque el derecho en Argentina no es una cuestión fija, si no que se va haciendo y creando sobre la marcha en respuesta a los acontecimientos de la realidad".

Entonces, para el abogado, dejar asentado por escrito un documento sobre el intercambio de criptodivisas en países como Argentina es, por un lado, inviable y por el otro, un tanto absurdo. "El orden jurídico argentino se las va a ingeniar para utilizar argumentos de derecho civil y comercial, de derecho bancario, normativas de prevención de lavado de dinero o razones de política económica fundadas en normas preexistentes o por crearse para evitar que exista un sistema monetario competitivo, no creado por el Estado, que desafíe las normas del Estado (que rompa con el monopolio de la emisión monetaria, con las obligaciones de bancarizar con dinero fiat las operaciones y con las estructuras creadas alrededor del papel moneda) para invalidar cualquier acuerdo de partes que establezca la celebración de contratos y la cancelación de obligaciones utilizando una moneda cuya cantidad y circulación está por fuera del control del gobierno", concluye el letrado.

Y en medio de récords de cotización históricos de bitcoin que no paran de superarse, surge la pregunta inevitable: ¿cuáles son las expectativas que tiene Maslatón para BTC en el 2021? “El precio que puede tocar este año, pero no como precio de cierre de año, sino en el tercer trimestre, es de 95 mil dólares”, sentencia el analista técnico de mercados.

Sin dudas, las criptomonedas se han posicionado como grandes aliadas de las personas, tanto físicas como jurídicas, frente a los mecanismos de control y presiones tributarias de países como Argentina. Y si bien para algunos el uso de las criptomonedas y las alternativas que ofrecen no es ninguna novedad, para otros este es solo el comienzo de un mundo sin intervenciones gubernamentales.

Compartir en